El mercado está lleno de ofertas y grandes promesas que carecen de rigor científico, de cirugías ofrecidas por individuos sin formación acreditada y en condiciones de precaria seguridad sanitaria. Periódicamente saltan a la prensa noticias al respecto.

Es muy importante que sea prudente a la hora de elegir un cirujano y someterse a un tratamiento estético con o sin cirugía. A continuación le ofrezco una serie de consejos para maximizar la seguridad en su elección.