La ansiedad

Si estás familiarizado con la ANSIEDAD, comienza a cerrarle la puerta. Sentir pánico o poner en alerta cada una de nuestras células por un peligro real, es parte de nuestra impronta genética para sobrevivir. Pero cuando el miedo se convierte en algo constante, atroz y sin control, y no tenemos a un enemigo real con el que nos sintamos amenazados, entonces podemos decir que en nuestro cuerpo se ha instalado la temida ANSIEDAD, y el peligro no viene de afuera somos nosotros los que lo hemos creado. La ansiedad se queda en el interior como un parásito a quién nadie le ha dado la bienvenida y se muestra en todo su esplendor en cualquier momento sin previo aviso. La persona afectada comienza a sentirse en alerta, con los ojos inquietos, se ahoga, comienza a sudar, convulsiona, el terror a la “nada” aparente, desesperación, llanto desmesurado. Una crisis de ansiedad es un portal a la peor angustia vivida durante unos largos minutos. Las personas que la padecen intentan tener una …
Leer más
  • 0